Poesía, Sonetos

Tu voz

Tu voz como dos timbales enormes,
se rasga al llegar al tono, rotura;
rubrica la palabra tensa, oculta;
acosa entre la luz de los rincones.

Tu voz como recuerdos abismales,
titilante, entre silencios se alumbra,
de frutas rojas, sentidas, retumba;
rugen del mar cautivas emociones.

Distancia que no cesa, pero vibra,
como cruje el aliento entre los dientes,
del sonido vive hasta el contraluz

que se desata, de sangre y de espuma,
¡carpe la boca el llanto del tridente!
Final: canta, lluvia, lejos tu voz.

 

 


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *