… y todo será de todos, aunque te pese,
aunque creas que hablas de lo mismo,
aunque tus manos consideres extrañas;
el mundo será de todos,
y todos de la oscuridad
que no anhela estrellada las luces del alba.
Y hablaremos una sola lengua,
como hablamos ahora cuando nos miramos,
y la riqueza será de la risa,
el hambre un olvido,
y la guerra, perdida en la última negrura,
no justificará más las mentiras de los lobos.

… y todo será de todos, aunque te pese,
y no seremos esclavos,
ni cazadores,
ni soldados,
ni muertos,
ni hombres de hierro y asfalto;
será que tenemos futuro,
aunque te engañes,
aunque te escudes en ese miedo cerval
con el que un día te obligaron a abrigarte.

… y todo será de todos,
y el universo un laberinto fractal de imperfecciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *