Libres, Poesía

Un instante

Un instante, errante rugido breve,
extremo y mirada del tiempo exótico:
memoria, percepción oracular,
sendas que ya trazamos con las manos
redondeando del cuerpo dormido,
la profundidad que sin cesar fluye;
un espasmo de tu espalda contrita,
la calma electrificada en los dedos…
Un instante, susurro placentario
que alienta en el sueño la coherencia
del filo, de la herida, de la histeria
en el tacto sangriento de las manos
como reversos del sol que se inflaman
al sencillo pero húmedo silencio
nocturno de efusiones restallando,
surtidor de las noches irresueltas,
entre las deformadas concreciones
del amor repasado sin remiendos.
Un instante, antes de caído el sueño,
una última pestaña entre los labios,
el clamor de las sombras exigiendo
de sus bailes el aliento del fuego:
reverberar de los cuerpos sabidos,
resbalar de la sabia entre las piernas,
y una marca en la lona azul del tiempo
como si nada más quedara suelto,
como si todo de pieles hablara:
calor, frío, sombra, lluvias y tierra,
nada entre los espacios, ni los vientos.

 

Imagen por: haneynozuka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *