Libres, Poesía

Caer

Y en la última fotografía guardo tu tacto;
y en el pequeño armario junto a los cláveles tus manos de música.
Y bajo el agua tus ojos,
en la línea azul del horizonte donde aún espera tu piel,
como un sol que se diluye entre dibujos de lluvia.
Y en el calor nocturno conservo entre los árboles los extremos de tus dedos,
en plena efusión de tímidas verdades;
y en el fondo del mar el enredo de tu cuerpo
esculpido en caracteres de alterada holoturia salvaje.
Y en la memoria tu voz, que se irrita cuando no vuelvo,
que encandila hasta el futuro de las formas más oscuras.

Y al final, cuando todo acaba repasando la negrura,
tu latido, que devuelve las horas
en la construcción irredenta del recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *