Libres, Poesía

Dríada

Tu mejor regalo fue el que no me hiciste,
porque volaba solo en los salones
donde pasean de puntillas, sin mojarse, tus figuras,
dríada huidiza del agua verde;
el mejor regalo fue el que no me hiciste,
porque voló entre tus dientes como de la risa,
en una sola mirada evanescente.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *