Tú,
y tus piernas.
Y hasta ahí todo lo que ahogan los horizontes traslunares
gravitando en ondulaciones nanométricas,
sin freno.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *