Malditas ocho horas

por Somnoliento

Hijos del dinero
son los miedos
fríos e indecisos,
rabiosos en sus dientes,
que asuelan las mañanas
de los días de sol,
de lunes a diciembre.

Hijas de la sombra
son las luces heladas,
ahogadas de tiempo
por un pasado breve,
que deslumbran los ojos
bajo los que mis sueños
se ocultan,
menguados y secos;
lecho de muertes,
Hedor de vida
en este yermo seco.

Sigue leyendo

Deja un comentario