Búscame

por Somnoliento

Búscame donde el día esté ya maduro,
cuando la mañana crezca suave al mediodía.
No me busques dormido en la profundidad de la noche,
que no habrás de hallarme perdida la brisa fresca.

Búscame lejos del diario pertinaz y tedioso,
donde la vida escapa al ahogo de la sarna urbana.
No me busques despierto al canto del gallo,
habrás de verme durmiente, habrás de verme huido, lejano.

Búscame en las alegrías de las tardes granadas
y en la ribera de tu risa plutónica.
No me busques en el asfalto triste, no oses,
no pierdas tus pasos en el duro corazón del hombre.

Búscame en el índigo brillo de los techos del cielo.
Búscame en las espumas de la roca rabiosa.
Búscame en la larga, irredenta noche…
Búscame allí donde estemos, juntos, 

todos, los que nos llamamos hermanos.

Sigue leyendo

Deja un comentario