Guapa hasta en las entrañas de tus huesos.
¡Guapa! Sencilla y guapa, rubia lista,
niña del extremo del mundo en punta,
niña sobre las puntas de mis dedos.

Guapa de los batientes mares bravos,
de bañarte caes blanca en su espuma,
negra se vuelve tu piel a la sombra
del pringoso aroma de los veranos.

Guapa que los cielos claros acunan
y las nubes grandiosas, desfilando,
cantan la luz azul de tu belleza,

no quiero de los vientos que te aúpan,
quiero de las corrientes derritiendo
hielos ciegos que alienan tu belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *