Aquí vuelan el cuervo y su sombra,
y la vendedora de caminos sin correo ni textura.
Aquí corre la arena entre las peñas de azul noche,
las cascadas se arruinan con el brillo y la chispa,
y el color se vuelve áspero,
difícil de aprehender en el espectro mortal
de esta sucinta existencia, breve de sentido.

 

Imagen: intao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *