Libres, Poesía

Caramuel

En la calle Caramuel
han pasado muchas lluvias
barriendo la vieja miel
y el cortante eco del frío.
En la calle Caramuel
he visto pasar fantasmas,
como entre los paseantes,
de los pesados nocturnos
que crujían en tus ojos
reventándote las lunas.
En la calle Caramuel
he recogido las piezas
de una senda mal cruzada
sobre el asfalto encharcado,
aún brillaba la rabia,
retumbaban las raíces
del dolor que se forjó
bajo los piélagos solos.

Al volver a ver de cerca
la calle deshecha, breve,
he vuelto a mirar arriba,
buscando esa luz maldita,
he vuelto a ver retorcerse
las serpientes del delirio
que todo volvieron ciego;
he vuelto a correr, de miedo,
he vuelto a huir, como un niño,
como herido por la vida,
pasando derecha, fija,
en un segundo futuro,
revolviéndome el presente.
He vuelto a verme en el tedio,
he vuelto a majar destinos
en los pasos nunca dados,
he soñado y he crecido,
he visto y he repasado,
a contraluz tus solares;
he vuelto a quedarme mudo,
pasaste en nocturnidad,
volaste con los susurros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *