Julio 2017

En miles de mundos verlo,
verlo todo, diera igual
que perdieras la verdad,
que tuvieras sin perderlo
hasta el último recuerdo,
no importa si suave vuelves
sin dejar vencerte en nieves,
navegando lluvia amiga,
aunque no hubiera salida,
a Lille noche no niegues;

que llegará babeante
el ahogo en los motivos,
la aguja ardiente de filos,
y rehará sibilante,
el tedio color bramante;
tedio de sino y dolor,
del despiece sin calor,
de la amargura y el hambre,
del olvido en el coraje;
la faz muerta del amor.

Llegará un día en que veas
la bruma cubrir de ruido,
renco rabiar del olvido,
llegará para que seas
sin más, color que paseas
moribundo entre los pasos
que te sirven los atrasos
enredados entre vidas;
vidas que quedan cosidas
en tu piel como retazos.

Fabrica, amolda, preserva:
cierra los ojos y di;
ve y di que yo también fui.
Desoye, guarda, reserva:
que no se borren tus huellas.
Llegará, pero resiste,
no digas que tú no fuiste;
que no te roben las perlas,
que no te venzan las olas,
no niegues que al ser, viviste.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *