Ya sé que no tienes tiempo

por M.Bardulia
Poesía en Bardulias: Ya sé que no tienes tiempo

¿Qué pasa con el tiempo?
Con tu tiempo…
Ya sé que no tienes tiempo,
o fuerzas,
¿y qué pasa con el mundo?
¿Abandonas?
Entiendo. Miedo al dédalo,
las curvas,
las paredes de roca firme,
el siguiente paso desconocido,
la indefinición húmeda
bajo la niebla
de lo que no es…
¿Qué pasa con tu tiempo?
Nada. Se escapa;
no es más, que vive,
más rápido y sólido;
míralo pasar, sonríe,
incandescente, otra vez,
saluda al miedo.
Entiendo. Difícil saltar,
cuando no hay certeza,
mejor callar,
agacharse,
abrazar el espacio luminoso
de la cadencia presente,
la sombra fácil de lo patente;
¿y qué de tu tiempo?
Ya sé que no tienes tiempo,
ni ganas,
ni el valor líquido,
supurante,
necesario, básico, armado,
no tienes apoyos,
no existe el coraje
porque te la juegas
en cada recodo,
y eso agota,
y eso aterra,
y exprime,
y no te lo dijeron…
Entiendo. Pesa, todo,
pero no te entiendo;
yo también.
Comprendo, pero no te sigo.
No ves,
no silbas al viento,
no alcanzas el tiempo
en sus torrentes irrevocables.
Ya sé que no tienes tiempo,
pero es tu tiempo,
y de él, tus decisiones,
y de ahí, tu vida,
el valor de hacerla tuya.
Entiendo. No te atreves:
miedo;
miedo al dédalo
que se arremolina entre los dos;
ya sé que no tienes tiempo,
repetimos,
pero es tu tiempo,
solo tuyo,
y esa luz que buscas
se encuentra, justo,
en el corazón de la sombra,
un centímetro a la derecha,
exacto,
del centro de esa oscuridad,
indefinida,
de la que habla tu corazón.
Ya sé que no tienes tiempo,
pero párate: lee, rompe, escucha…

Ven.

 

Imagen por: adoniswerther

Sigue leyendo

Deja un comentario