Libres, Poesía

Todo

Todo, desde el camino oscurecido, entonces,
hasta que, ahora, ya no hubiera nada más,
ni el frío,
lo voy desliendo, así, como desvalido,
hurtado en la presciencia de tu vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *