Tiembla la tierra

por Somnoliento

Me llevan de las lunas
que crecen bajo tus párpados,
crecientes en la oscuridad
del día que no acaba, briago,
me traen medio muerto
a la luz de tus velas órficas,
me buscan la salud
de la naturaleza primera;
en la verdad hundirse
hasta el verde húmedo
de la hierba alta y salvaje.

De la piel en suaves requiebros
me saltan las chispas
de vida recobrada,
el canto del árbol viejo,
la palabra dulce del trigo joven,
el temblor bravo de la tierra hermana.

Sigue leyendo

Deja un comentario