Nos odiamos

por Con Tongoy

Somos como champiñones, setas agostadas al calor de la pasión por el poder, al sol del prestigio continuo y constante en la pendiente en que despeñamos, cuesta arriba, nuestras vidas.

Hace demasiado que dejamos de ver la luz de las estrellas; perdidos en lo vasto de nuestra materia oscura, las lunas de sombras cubren cada frase, las miradas que tímidos, ocultos tras las carcasas de sueños impuestos, traidores, apenas nos dirigimos.

Matamos la risa, nos tragamos el amor por que a nadie es ya útil; viviremos del dinero, como alimento y aire, agua seremos de él, igual que de él cogemos las excusas para machacarnos como funestos hermanos.

Moriremos de angustia mirando al suelo, persiguiendo cimas de sal y muerte que nunca alcanzaremos –tronos finales de vital lobotomía– ahondadas ya en el velo gris de tu materialismo rampante.

Nos odiaremos, como hoy nos odiamos; como hoy te odio, hermano.

Sigue leyendo

Deja un comentario