Libres, Poesía

No luz

Julio 2017

Esa no luz.
Es todo lo que no hay cuando dejas de mirar
cayendo de un cielo que se ve,
como enlodado,
untuoso sobre un manto de flores que no debería…
Un árbol que no es bajo el lino blanco,
sin nombre;
la sola luz de la noche esperando en el fondo del bosque
y las hojas riéndose del hombre que las admira,
erizadas en un fondo gris de azules oscuridad;
es el fondo titilante de la última voz tamizada,
antes del anochecer,
mucho antes de la roma rotura del rocío,
cuando aún no despertamos la mañana
de las hojas erizadas,
reposadas en sus nocturnos humores.

Se escinde la luz del mundo oscuro
y las gamas de toda tonalidad crujen
hasta la cumbre del suelo;
como un rumor
desciende el sentido al vacío dorado
de las dimensiones dormidas,
fluyen los cuerpos en canales
vidriados bajo un ojo de plata,
y hasta el agua en la negrura
repasa formal los contornos
de la noche que se enrabieta,
poderosa,
en la grieta de todo color,
dónde hacemos que somos uno
que somos dos
que son tres
que somos todos,
en la atávica confusión de las pieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *