Final de tus manos
en el líquido lánguido
del color azul de la existencia,
en la orilla de la última negrura
hoy he vuelto a ver prender
luces fatuas
en las velas hinchadas del recuerdo;
hoy, al final del tiempo,
orzando entre la espuma
mis viejas pasiones esquivaban
penumbra irremediable,
sábana de imprecisa luz trenzada
que ya asoma en lo oloroso de muerte

Y las nereidas bailarán
con las olas en remolinos de rosas,
juventudes celebramos,
horizontes plegados en el blanco
de cada piel, de cada ramo;
cada mirada reñida,
cada beso ocultado en las excusas
de una humanidad consciente,
de una moralidad contrita.

Y los titanes de la duda surgen
del mar con la rabia del deseo,
hoy maldito, hoy lejano,
con el hastío de tus labios enredados,
angustia de la finitud reñida,
ansia de vidas más allá
de las arenas que hoy mis pies
ya abandonan, temerosos,
cansados, probáticos,
deseosos del vivo color del reposo.

Río tanto como lloro,
grito como amo,
de bailar en todas las galaxias
al ritmo que marcan tus manos.

 

Imagen por: HubbleSite, Star Cluster NGC 6397

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *