Del frío que no llegara,
y de ese gris fugitivo
que el viento envuelve sufrido,
la noche oblicua pasara,
como sin pies caminara.
Huye el invierno escaldado
falto de nieve, pesado,
que el calor seco y extraño
ha desgastado su paño,
lo ha relegado al pasado.

No habrá nada más por ti,
no habrá resol de las lluvias,
no más la nieve que enturbias,
se ve ya lejos de mí
en su lento no partir;
nunca llegó, ni el potente
crujir del hielo reciente,
se deshacen estaciones
como derrumban pasiones;
se pierden en los salientes.
Pasan mientras los fantasmas
del mundo que andar solías
de lado a lado sin prisas,
pasan arrastrando miasmas
en sus rotos ectoplasmas;
son restos del mundo antiguo,
que sobrevive hoy exiguo,
a pocos años del siento,
a segundos del no siendo,
son como el trueno fulmíneo.
Imagen por: whatido4fun

Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *