Es el mundo

por Somnoliento

Es una visión horrífica que nos espera
con el alba de los días aún no empezados.

Es un cuervo suspendido del busto de palas
graznando a gritos la furia errática del céfiro.

Es cada sol sin su muerte que impávido flaquea,
orbicular doliente, frío de andar acéfalo.

Es la esquina que en la sombra se dobla partida,
desgajándose en las sólidas ondas del tedio.

Es el día y es la noche, es de todo en la muerte,
única verdad de la sangre: sed del presente.

No hay nuevas nieves colgando del cielo futuro,
terrores trazan la sendas de la cierta pérdida.

Seremos del reseco cauce de un mundo oscuro,
subiremos sin ojos bajo lunas de asbesto.

Es destino a mano crecido; enfermo del mundo.
Es la sal viva, el fin protervo, rostros partidos.

Sigue leyendo

Deja un comentario