Eres tonto

por Somnoliento

Eres tonto,
no sé si más que yo,
pero tú eres tonto de capirote.
Te hablo a ti,
que miras a la vida soberbio
desde ese púlpito
de heces sobre el que refocilas,
ufano,
insensible a quién te rodea.

Eres tonto,
tonto de remate,
y a veces yo también,
estúpido hasta el yeyuno,
la diferencia, creo,
con tus modos descreídos,
es que algunos nos damos cuenta,
sufrimos por la tontería
que a todos a veces asalta.
Tú no, ya lo sabemos,
tú brotas de tu inteligencia de pantomima,
práctica de la desolación,
desperdicio de milenaria y torcida evolución.

Eres tonto,
y no sé cómo decírtelo
para que borres esa estúpida,
injusta sonrisa de tu bulbosa cara,
himenóptero retardado,
cara espejo del lenocinio pútrido
al que nos sometes,
perenne papanatas.

Eres tonto y poco más,
no te lo perdono,
y lo peor de tu empanada insoportable,
es que no te percatas,
es que no te realizas,
es que no sufres
lo que los demás sufrimos
con tu insobornable y maleva tiranía.

Eres tonto
y no dices más que tonterías.

Sigue leyendo

Deja un comentario