Despedida

por Somnoliento

Siempre me duele, más,
dejarte en las esquinas
de tus manos frías,
sola tú, deshecho yo;
solo de tu vida, solo de tu sueño.

Siempre me duele, cada vez más,
nuestra cruel y mensual despedida
que enturbia el secreto
de la consciencia
con su canto turbio y falaz.

Siempre me duelen las horas sin ti,
pero más me duelen
las que no fueron, pudiendo ser,
más que las últimas, esas,
las que podrían ser,
a no ser por estas crueles despedidas.

Y no me queda más que esperar,
y a ti; yo sin ti, tú sin mí,
y siendo juntos en la verdad
superficial e incierta,
pero fuerte por dentro,
del futuro travieso y esquivo.
Esperar bajo el tiránico grito
del tiempo que,
aún en sus picos,
resuena hoy más glauco,
cada más lejano,
cada vez más, al fin,
más breve.

Sigue leyendo

Deja un comentario