Es la pobre, rala capacidad
por mantenerse formado y entero,
sólido en el reseco cumplimiento,
roto en la pastosa irrealidad.

Distancia: vidas de la soledad;
y un pitido que se repite lento,
que se ensaña y rapiña del momento;
pálido, sufres de realidad.

Del camino en el degradarse luces
que cimbrean en la selva cercana,
de tu rechazar nocturnas pasiones;

pero nada cambia, y en las atroces
faltas que el agua descubre, empedrada,
te reflejas, gris, perdido en ficciones.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *