Escapaban del viento al correr de la playa
y en su huída no buscaban más que hallarse al final,
encontrarse al terminar verde el mar de ramas.

Y subían, riéndose, como la espuma al cantar
que cantaba del agua viejas sombras de arena,
y el levante rugiendo se llevó el sol de sal.

Las manos de salitre rozaban sus mareas
en la punta batida de las dunas azules,
y subían, subían, como si al cielo fueran,

que solo acariciarlo, que solo ver sus luces,
que no podrán quedarse, que aún guardaran sombras,
y mar, y playas, y olas, en las que dar de bruces;

buscaban siempre al fondo, cruzada la gran bruma
querida de los pasos, dados los más dolidos,
bajaban de la playa, volvían de sus lunas.

Siempre volverán…


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *