Aunque se repitiera circulante
en un bucle inarbacable
de formas, temperaturas y colores,
y si tuviera que vérmelas
con las mil divergencias
de un existencia multivérsica;
aunque existiéramos divididos
en branas que se tocan
pero no llegan a mezclarse,
nunca, porque explotan;
y si todo volviera a repetirse
como si solo existiera una vez
estampillada infinitesimal en la espuma,
¿volveríamos a mezclarnos,
de la mismas razones explosivas
bien intencionadas de las pieles?
¿Volveríamos desmarridos
a dejar que todo importara
lo que dura un aliento encontrado,
lo que quema la humedad nocturna,
lo que los párpados,
en su desesperada sed de agua,
redescubren?

Volvería;
aunque solo fuera a verte,
en la misma foto,
colgando yo de tus dimensiones
más brillantes,
las más oscuras y espumosas;
y tú de las mías,
si quieres,
los dos colgando febriles de la vida,
como gotas de lluvia fría,
muy fría,
batiendo como locos
las paredes de lo correcto.

Volvería a saltar,
sin masticarlo.

 

Photo by Cam Adams on Unsplash


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *