Terminamos la noche

por Somnoliento

Y en el color rompiente
que reflejaban tus labios,
llenos de noche,
alzábanse cautos los dioses de la nostalgia;
fauces ansiosas buscaban
la gloria de tus aguas rosas,
y tu olor…
Y tu olor…
Y tu olor mezclado con la humedad del suelo,
y el sabor de tus olores húmedos
flotando entre las caricias de la hierba.
Y los pinos vagando solos…

Subiendo entre nosotros,
mano a mano,
yo de tus labios colgante,
y tú, sola, sonriente,
mordiendo, sola,
otra vez…
Y tú y yo,
solos, de alumbre mojado,
terminamos la noche.

Sigue leyendo

Deja un comentario