Buscas, perdido en la sombra,
una voz en lo olvidado,
raspando el viejo sentido
de la noche en lo que toca,
áspera,
y nada más ya te importa.

Buscas, pero buscas mal,
no te centres en mirar,
escucha, que entre la brisa
viene efusiva la risa,
y riendo todos detrás;
soplando contra las brumas;
qué si no preservaremos
aunque muera el mundo, muera;
qué si no es lo que nos queda
cuando al parecer perdemos,
cuando al crecer recordemos.

Busca y ríele la sombra
en la carcajada limpia
de cada querido amigo,
en todo el amor tendido;
anda, ve, hazte con sus risas,
que no haya más,
que no haya dioses ni misas,
ni de asfaltos ni tabiques,
que ya no te falte el tiempo;
anda, ve, y que con la risa
se te lleve aludo el viento.

 

Imagen por: floriandra


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *