Libres, Poesía

Descuidados

Y nos confundíamos en las calles,
como ya perdidos y hechos de frío
colgados del asfalto y las esquinas
cada vez más oscuras, sibilinas,
más húmedas y vivas por nosotros.
Así, como mustélidos nocturnos,
y de la sombra cerca a cualquier hora,
viajamos desnortados sin color,
que desbrozarnos solo nos quedaba,
de ojo a ojo, lentos, de diente a diente,
sorbiendo en llamas, el uno del otro,
aunque y a pear de lluvias y fuegos,
de la nieve maligna y a destiempo.
Jugábamos con la salud y el miedo,
suponíamos que no, que ni tiempo,
que nada más quedaba por ganar,
soberbios campeones del secreto
y un furtivo contorsionismo urbano.
Y ahí, espantando luz en las aceras,
en los parques y bajo los portales,
encontrándonos leves y sutiles,
encaramados a la onda vaguada
del barro entre las manos, como nunca,
y un silbido breve entre boca y boca
cortaba el aliento, como algo nuevo,
y una luz que venía a empañar
rabiosa los territorios que habíamos
urdido juntos, casi sin mirarnos,
solo buscarnos, descuidados, mucho.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *