De los ismos y algunas variantes retorcidas; otras no…

Cubismo: artístico, que lo ve todo en cambiante armonía. De Pablo y de Braques. Que ve las cosas de otra manera, abre la mente, explora y crea, no se deja llevar y construye sobre las imágenes que no todos vemos.

Nacionalismo: cortedad, de otro tiempo y de otro mundo, que necesita libros y viajes; y un abrazo, un abrazo enorme y replicable.

Sinapismo: que hartas, que de tanto ser como eres acabas devastando las defensas de la paciencia confuciana. Que no habla bien, que se traga la barba y es político, de los de más alta clase. Mediocre supino.

Patriotismo: idiota. Que pertenece a otra época: que viste, habla y vive como si la tierra fuera plana y el éter su elemento. Que tiene pocas aficiones y menos ideas; de cultura más bien estrecha, circunscrita a lo que oye y lo que ve, o lo que lee por internet. Que crea diferencias, que invita a otros ismos, que enciende y se enciende.

Comunismo: que busca dominar con mentiras, que solo persigue el beneficio final de la clase gobernante.
Capitalismo: que con mentiras busca dominar, que persigue solo, de su clase gobernante, el beneficio.

Racismo: despreciable, olvido, estupidez enfermiza. Colmo de todos los ismos, la razón atrofiada y reseca se pudre en los rincones de un cerebro reptiliano en grado sumo. Que está frontalizado, que siente poco, o mucho, pero que, cuando lo hace, lo hace mal. A una isla, lejos, o las estrellas, a ver si espabila y ve la tierra con otra perspectiva.

Chochismo: que tiene pasión por el cunnilingus. Que es abnegado y tranquilo, que gusta de la humedad y la risa, del conocerse como nadie se ha conocido nunca. Que pretende agradar y no devolver favores. Culto apócrifo y ateo en el colmo rosado de las virtudes aún por encontrar, sin género ni opciones políticas.

Nihilismo: paz y tranquilidad: espacio necesario en el que los vacíos se ocupan con la música imperceptible de un bosque asombrado en su visión de la montaña, todavía por nevar.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *