Estallido de noches:
la pulcra longitud:
el crecimiento verde
de la lejana mandíbula
que se abre, entre rocas,
que duele hasta en la púrpura
de puro antiguo sabor,
de no preguntarse
hasta la última
gota espesa que no cayó,
que no terminó de cocer.
Ser incólume, prohibido,
oculto y obtuso,
dejado, ambicioso,
pasión de lo desmedido: notarse;
efusión en los rincones: nocturnos;
como un fogonazo
y, quizá,
no volver a verse.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *