Politólogos

por Somnoliento

Me encontré con el «politólogo»
y me decidí a entender:

Le hice una pregunta sobre historia:
– No, yo no soy historiador.

Le pregunté sobre la economía:
– No, nunca quise ser economista.

Le pregunté entonces sobre ciencia:
– No, de ciencia nunca nada tuve que saber.

Por no dejarlo pasar, le hablé de filosofía:
– Me interesa como curiosidad del pensamiento, pero poco más…

Le hablé de libros, le hablé de poetas:
– He leído libros, pero no pierdo tiempo con las novelas, y la poesía es hueca, poco realista…

Asombrado, le pregunté: ¿de qué sabe, pues, su politiquísima?
– Pues eso, de política, que no me parece poco.

Ahíto de su complacencia,
contemplando su sonrisa satisfecha,
el sentido de su formación,
su falta de ambivalencia,
no supe qué decir…

Al pensar que sería él, sus compañeros,
sus amigos que hablan de todo
pero de nada saben
quien nos gobernará,
quién se ocupará de tratar la historia,
dirigir la economía,
guardar nuestra ciencia,
alabar la filosofía y el pensamiento,
educar a nuestros escritores y poetas,
no supe qué decir,
no supe qué pensar.

Me invadió la duda y la congoja,
¿seguiremos así otros cien años más?
Al servicio de la ignorancia,
del que todo maneja
pero nada entiende,
pero a nadie escucha…

Sigue leyendo

Deja un comentario