Escuchar las estrellas,
orillando el vacío inmarcesible,
más, mucho más,
salir de la atosigante dictadura de la luz
y volver a mirar las estrellas
bajo el goteo del tiempo encapsulado:
trece mil ochocientos millones de años,
radiaciones y susurros,
vientos de la oscuridad sarmentosa,
insensibles, eones latentes,
lo oscuro y lo ordinario;
y tú preocupado por un mañana incierto,
tú y tu importancia capital para nada.

Radicarse en las estrellas
y el sabor dulce, seco, en la humildad
de no significar nada;
tranquilidad,
olas que no van a ninguna parte,
rayos gamma,
polvo,
gravitones esquivos,
ni tú, ni yo,
ni toda la puta historia.

Mirar las estrellas
en la secular instrucción de la inocencia.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *