1. Pesimismo, lo primero,
que la muerte es una constante,
hasta divertida;
pesimismo estricto,
no el que venden por televisión
los telediarios;
pesimismo serio, del buen alemán.

2. Leer a Fante, a Carver y a Dazai;
leer a Mishima, leer mucho a Mishima.

3. Hacer menos ejercicio
y beber más,
cerveza o lo que quieras;
tomar todas las tapas,
las grasientas y las fritas,
no te niegues
a servirte de tu tendencia
al descalabro.

4. Dormir mal,
aprovechar el filtro de la noche
todo lo que se pueda;
levantarse roto, tarde,
masticarse las encías
en afán de no poder encontrarse;
no ir a trabajar,
ese día, al menos.

5. Envolverse en el caos
de la buena pasión
y las espirales cuadrifolias
exigidas a la incertidumbre.

6. Subversivo: no eres especial;
no lo puedes hacer todo,
por mucho que te lo propongas;
no creas en el amor
salvo que te toque vivirlo.

7. Humano: el karma no es más
que otro mal dios vengativo
adornado de flores;
fiarse tan poco
de los dioses de lejos
como los cercanos.

8. Follar.
Y hacer también el amor,
pero follar, que no se te olvide follar,
es importante.
Folla bien, folla largo;
fóllate a ti mismo, de vez en cuando…

9. Vivir la vida como se pueda,
comer mal, y bien,
comer hasta reventar
siempre que te apetezca.

10. Adorar la barriga, los muslos,
lo grande y lo pequeño,
lo peludo, lo rosa, lo mojado,
la carne que es pura pulpa,
repasar el tiempo circular
en cada arruga.

11. Recordar mucho,
recordar siempre;
evocar en feroz revisión de tu pasado;
imaginar grandes futuros
que sabes que no llegarán,
soñar en vano,
reírse de quien dice vivir en el presente,
que no existe;
del presente apenas nos queda
un rastro de sabor
a lo que está por ser vivido.

12. Tener amigos,
y enemigos,
joderse la espalda;
no hagas yoga,
ni medites,
ni tomes salvado
si no los necesitas.

13. Leer a Walser, a Quiroga y a Bolaño,
leer a Yeats, Pound y Whitman,
sobre todo a Whitman.

14. Salir de juerga,
vomitar,
insultar, romper y pegar,
matar avispas con el pene,
vomitar, otra vez;
sufre los demonios
del domingo por la mañana;
disfruta la ansiedad
entre dientes de hielo.

15. No ser fácil:
hazte compleja y retorcida,
no malo;
confúndete, grita,
pelea, llora de impotencia,
ríete hasta de tus muertos,
y de los suyos;
retoza en tus peores sombras
de vez en cuando;
raro y rara se tropiezan…

16. Leer a Mateo Díez, a Vila Matas y a Onetti;
leer a Girondo, Pizarnik, Hernández,
sobre todo a Miguel Hernández
y a León Felipe.

17. Mancharse de barro,
dormir en la puta calle;
déjate hacer, suavemente,
un jodido desastre;
tócate cuando no debas;
tócame cuando me veas
oscilar nervioso en
los latidos de tus mareas.

18. Búscate infeliz,
desnortado, sintética,
insatisfecho,
inconformista irredenta,
prometeo confundido.

19. No leer a Asensi, ni a Falcones, ni a Bucay;
a Bucay ni en Euskara,
nadie tiene tanto tiempo…

20. Dédalo: laberinto: tu vida, que no tiene respuesta.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *