Maestra

por Somnoliento

Me mordiste sin dañarme,
maestra,
sin sangre verdades volviste 

a enseñarme:
de la vida su fruto,
de tu boca sus sales.

Sigue leyendo

Deja un comentario