Naranjas y tomates,
verdes, a poder ser,
que luego se me amargan.
Más helado de nata
para el flan esplendoroso de mi madre.
Montañas y revueltas de jaras,
y frío,
sobre todo cuando tenga que hacer frío.
Agua, lluvia, mucha, cuando sea,
pero mejor que sea pronto.
Nieve, por favor, un poco, al menos.
Calor, cuando toque calor,
y luz, mucha luz,
que olamos el mar de nuevo,
como todos los años.
Que vuelvan a verse las estrellas
y caigan en sombras desde el cielo,
que pueda vestirme de flores,
hala, así,
sin miedo.
Que crujan los tobillos,
pero sin romperse.
Calma chicha,
palabras,
tiempo para comerse los libros,
y que me sobren las letras
que se derramen como esas agujas
que soplan, ácronos, los pinos.
Miradas fugaces,
de esas de soslayo que nos llevan
a lo desconocido.
Abrazos,
caricias,
besos
y a todo lo que después juega
tu imaginación
al retumbar en la mía;
las únicas barreras son de lo visible.
Las risas de siempre,
y los caminos de arena,
las mañanas largas y férvidas;
todo eso que cura cuando el mundo aprieta.
Libérrimos lunes impasibles
(y aquí pedimos imposibles).
Un gritón de noches eléctricas,
aunque sea dormidos.
El color de lo creciente
y el pasar jugoso del tiempo.
Una vena azul verdoso:
presencias en pasiones,
pasiones de resistencia,
la solemne procesión del mantenernos
a la distancia justa
para no dejarnos llevar,
a merced del polvo orbital mundano,
lejos,
como esas islas desiertas
que ya no existen.
Que estemos juntos,
punto final.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *