Escribir

por Somnoliento

No es por afición.
No es un cuestión temporal,
no se olvida,
no te deja en paz,
nunca.
No es tozudez,
ni ofuscación,
ni ganas de largarse,
-que también-
es necesidad,
imperiosa,
simplemente.
Son las ganas de expandir
una existencia,
en ocasiones
demasiado gris,
cuajada en lo tangible y plana.
Es la gracia de perderse
en simas por miles
de letras iluminadas,
prendidas de cada
sentimiento,
de cada recuerdo
no suficientemente explorado.
No es capricho,
ni siquiera es vocación,
escribir es hacerte con la vida,
mancharte ojos y manos con ella…
Escribir es, aunque no lo hagas,
-que lo piensas-
puro sentido,
el placer misterioso,

es lo que soy.

Sigue leyendo

Deja un comentario