Falsa felicidad, falsa, falsa

por Somnoliento

Olvídate de mi felicidad,
guarda las frases cortas y los largos
consejos para quien sufra de oídos,
para quien esté tan perdido como
tú lo estás, angosto profeta, estólido.
Yo no quiero ser feliz, de verdad,
yo no requiebro buscando mentiras,
yo vivo, sin más, tranquilo, arropado
de lo que me rodea, de lo bueno
y de lo malo, que me hacen persona.
No te confundas, que me habré de armar,
contra la huidiza vida revelado
me ando, desde que tuviera presagio
de las intenciones que se retuercen
viscosas bajo el cantil de la falsa
risa, del canto podrido de muerte.
No creo en la voz de falso rielar
que despliegas con el positivismo
amargo del que se olvidó los ámbares
de la fuente primaria del sentido,
del que predica amor como maíces.
Tú, que intentas enseñar sin saber,
tú que predicas el desconocerse,
a uno mismo, y a los que de tu lado
caminan, que nos hacen y nos dan,
que nos componen para deshacernos,
que nos quieren, que nos cuidan y besan.
Que no quiero de tu feliz baldío,
ni del de tus númenes ditirámbicos,
ni del de tus fácil falsa promesa;
tan malo y ronco como el más malvado,
tan simple como el que no espera nada,
tan perdido como todos, o más.
Tú, pesado, zombie de la canela,
dañas con tu boba felicidad,
olvídate de mí, déjame ser,
o harto mejor, déjame ser persona.

Sigue leyendo

Deja un comentario