Al gilipollas

por Somnoliento

Al gilipollas,
al que siempre creyó ser más que nadie.

A ti,
que te yergues engreído,
que te colmas de caricias,
que te alagas y refocilas
en tu ámbar zucarino.
Tú,
que enseñas sin saber,
tú de las lecciones torcidas
trunco ejemplo del ludibrio vital,
que afinas la ignorancia,
que satisfecho ni entiendes
ni escuchas
ni te molestaste nunca en aprender,
en querer,
en ver,
en despertar…

Al gilipollas,
al que siempre creyó ser más que nadie,
al que campa sin saberlo
erguido en sus voces lisonjeras,
caminante de muertos,
urgencia de la soledad:
¿cuándo te dirán la verdad?
¿cuándo escucharás?

Al gilipollas,
del alma ciego,
al que nunca pensó que solo moriría.

Sigue leyendo

Deja un comentario