Dejadme en paz

por Somnoliento

Dejadme en paz,
bagartos,
no quiero oír vuestras alas membranosas
acariciando el barro rojo
que mis manos producen.

Dejadme en paz,
patibularios hurones,
sacad vuestras manos del interior
de mis ropas, vuestra piel escamosa
me lastima y engaña.

Dejadme en paz,
taimados patanes,
que la miel podrida de palabras
vulgares no alcance la norma
que rige de mis planetas su baile.

Dejadme en paz,
bastardos,
molestos efialtes,
dejadme en paz de una vez,
no quiero ni oleros,
no quiero ni con mis manos
volver a estrangular la sangre
que os enciende,
que arriba a vuestras sonrisas torcidas.

Sigue leyendo

Deja un comentario