Ahuyentada

por Somnoliento

¿Sí?
Cuando la tocaba
también la oía temblar bajo mis manos,
ahuyentando su diminuta dureza.

Sigue leyendo

Deja un comentario