Si lo que yo quiero no tiene nada
que ver con el movimiento de manos
ni el goteo incesante de segundos;
si lo que yo quiero es que para cada

longitud que te encuentre desmontada
diseccionar los perfiles ocultos
que van dejando su marca en tus huesos;
si lo que yo quiero es sentirte brava,

combatiendo de la vida las fuerzas
que a tu contra escupen y se lamentan,
verte soltar la tintada negrura

que entre tus dientes muestra la fiereza,
creciente y revuelta, escuchen y teman;
verte aplastar sus antiguas conjuras.

Si yo lo que quiero es saberte viva
vibrar flexible, fuerte, feliz sola,
feliz acompañada; verte brava.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *