Un nacimiento:
un golpe de tiempo
que levanta las arenas
de generaciones.
Una hija, un hijo,
una erupción de vida
rampante que alumbra
el cambio,
la evolución intratable
de las formas pasadas.
Un nuevo mundo,
el anuncio de la muerte
en la renovación constante
del ciclo humano;
miedo y coraje,
tristeza, melancolía,
recuerdos sangrantes,
alegría en la desorientación
total del sentido
y las maneras,

Un golpe brutal de tiempo
en la perspectiva del cambio,
la sonrisa de quién sabe
que la vida vuelve a empezar
cada vez que nos encontramos
en los dominios de la negrura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *