Grandes mañanas, grandísimas.
Largas mañanas, larguísimas,
de segundas y terceras
saturnales de verano

Altas montañas, altísimas,
y las dehesas bien amplias,
encantando a las avispas
con las manos y con la…

Música al día que muere.
Vestidos de cualquier cosa,
dejando salir canciones
y las ideas geniales.

Grandes mañanas, grandísimas.
Largas mañanas, larguísimas,
de segundas y terceras
saturnales de verano.

Difuminada memoria.
Recuerdo en país borroso,
y el sol saliendo tranquilo,
y nosotros celebrando.

A la sombra de la yerba.
Bajo el pino divertido
la gente que va al camino
mira al pasar de los locos.

Grandes mañanas, grandísimas.
Largas mañanas, larguísimas,
de segundas y terceras
saturnales de verano.

Burlada la somnolencia.
Engañado el apetito
a base de raras mezclas
con una base de arena.

El sol cada vez más alto,
altísimo, sobre el triángulo
verdinegro, sobre el agua
que resiste fría, helada.

Grandes mañanas, grandísimas.
Largas mañanas, larguísimas,
de segundas y terceras
saturnales de verano.

Feliz verano, brillante.
Santo verano, santísimo,
aupados a la niñez
en cada paso del tren.

Desflecada la memoria
de los ríos y montañas,
del brillo de rocas grises…
Días sencillos, felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *