Libres, Poesía

No peles la fruta

No peles la fruta.
No quieras perderte nada por miedo,
no te arriesgues a olvidar bajo el tedio
de seguir siempre la senda segura.

Bebe de lo absurdo.
Come de lo que no creció hacia arriba,
báñate en todo lo que no te moja,
y en el hielo, calentémonos juntos.

Rima sin sentido.
Que la noche es del color de la luz
y el día desfila en sombras de azul;
desnuda pasa, que rimen contigo.

Nada entre las rocas.
No respires cuando la cumbre alcances,
no sea que los tambores no escuches
al encontrarte la chicharra a solas.

Déjate llevar.
Relaja el miedo que la cara tensa,
cierra los ojos y aspira la tersa
palma del mundo en su lento mirar.

Vive entre las rosas.
Rodéate de negros y amarillos,
abraza el verde de tonos sencillos,
zambúllete en el azul de las moras,
mánchate, ama, vive hasta las orillas
blancas que arrancan la luna del cielo:
sé, tiembla, rabia, muere en cada beso…
Haz, sin más, de ti, lo que tu prefieras.
Pero, recuerda, por mucho que dudes,
recuérdalo, tonta, no peles la fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *