Libres, Poesía

Lo sé

Es tu quiralidad la que revuelve
pelágicas tensiones en el agua,
que del pecho mana y todo lo encharca;
es tu color cambiante al retorcerse.

Es de ti la intención por no volverse,
por no crear imposibles mañanas,
por no dejarnos crecer en alturas;
es de ti, y a pesar, que todo vuelve.

Vuelve, porque vuelve empapado el tiempo,
y con él, palabras, crujientes brumas,
un ritmo viejo que al tacto se inflama;
vuelve, como vuelven siempre los vientos.

Y con ellos, la siembra de los miedos;
y con ellos, tu piel de esquivas dunas,
y el temblor, que al rehuirte te reclama;
volver, como vuelve siempre tu aliento.


Also published on Medium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *