Lo pierdo todo

por Somnoliento

Ayer se me perdió un poema,
por dejarlo al viento libre.
Un poema de los que duelen
sangrando de rojas lágrimas,

entre carcajadas,
lluvias
y ardores del río helado.

Perdí las benditas palabras truncadas,
hijas del vómito nocturno,
perdí hasta tu rostro,
por un momento,
que lo inspiró,
tu aliento que revolvió
las aguas del recuerdo,
ebrio de tus sabores,
tiñendo los mares de fuego.

Perdí todo a pesar de la tecnología,
esclava del magro cálamo errático,
por vencerme, como de costumbre,
a los usos fáciles del hombre moderno.
Ayer lo perdí todo,
hasta el reflejo de tu cuerpo
contra el cielo,
todo,
y no hay sentido en seguir buscando,
no encontraré las palabras,
no serán de nuevo,
nunca,
tus ojos los de entonces.
Tampoco mis palabras…

Ayer se me perdió un poema,
y hablaba de ti,
no te miento.

Sigue leyendo

Deja un comentario