Todo menos una ciencia
la que unos pocos intentan
explicar sin entendernos.
“Que primero irán los ricos,
que de ellos es la riqueza,
que pagan y justifican,
mientras explotan un mundo
de pobres desamparados
para dárselo a ellos mismos.”

De inhumana condición
en la que debiera ser
la más humana de todas
las ciencias, exacta o no,
la más cercana, pero unos
se empeñan en mirar todo
como si algo en este mundo
pudiera funcionar solo.

Injusticia como medio
y única medida viable,
porque el humano no es uno
y el rico es rico, y muy pocos,
y el pobre muy pobre, y muchos;
es mejor no tocar nada
a ver si los pocos pierden
todo lo mucho que abarcan,
y los muchos descubrieran
que en realidad les tocaba
mucho más de lo que tienen;
es mejor no tocar nada
a ver si perdemos, ricos,
nosotros, todo lo nuestro,
que dónde se ha visto un economista
viviendo con lo repuesto.

Devoremos el planeta
si hace falta, pero no
detengamos nuestra máquina,
la buena ambición malsana
vale más que todo el hambre,
vale más que todo el hombre;
hay que crecer, crecer a lo inaudito,
primero el alma, después
la tierra, la luna, estrellas,
galaxias, negras materias
y energías, radiaciones
de fondo pavoneándose
gratuitas, mironas, libres,
como si no fuese nuestra,
consumible y económica.

Sobre todo: economía,
no te muevas demasiado
no vayamos a cambiar
lo que tanto hemos creado,
no vayamos a invertir
la presión de lo causable,
a ver si va a resultar
que ahora, después de tanto,
de tantas economías,
vale más la corta vida
de la más improductiva
de todas esas personas,
esas que se arrastran pobres,
que nuestra generación
de riqueza para pocos,
injusticia para muchos
y un final próximo y prístino;
demasiado trabajamos,
demasiada burla y engaño,
demasiado duro miedo
a estos bruñidos, simplones,
que en plástico coronamos.

Economía, que no tienes ciencia,
que perdiste toda tu humanidad
en los campos de la seca avaricia,
al amparo de viejas teorías
que no saben dar ni pan ni razones,
que ni sueñan ni cuentan con los mares.

 

Imagen por: mudwrestler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *