Dos palabras: miedo y rabia.
Memoria y barro, destellos
del horror en el vacío.
Movernos lentos, perdidos.

Saña y fe, presente y sal:
vivos retales prendidos
en el sil de la memoria.
Sabernos brunos, rendidos.

Pasado y pasión,  rumores
en el sentido del hielo:
presciencia de lo no objetivo,
melodía, mundo y miedo.

El asco y la duda, fríos.
Tremenda montaña azul
que se alza, blanca, afilada
en las cumbres de tu sur.

Vida y palabra, gemido.
Aliento y sabor, tu gesto.
Grito y sangre, de los dientes.
Labios y arena te presto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *