Libres, Poesía

Cuando me vaya

Si ese día decido irme,
ya “sombrío, casi bruno”,
no me busquéis bajo tierra,
que allí no me encontraréis.

Si un día, harto, digo basta 
y me voy, para y por siempre,
No miréis hacia los cielos, 
ávidos, allí no iré.

El día que, demasiado 
hambriento, cansado, ciego,
coja los vientos y salte,
con los hombres estaré,

entre el recuerdo y la risa,
también en vuestra memoria…
Si un día me voy, tranquilo,
no lloraré, volaré
desde el pico, ¡viviré!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *