Libres, Poesía

Apología del ruido

Apología del ruido (y la furia).
Y de la noche plutónica.

Amantes del desvarío,
de la política oscura
de la pérdida nocturna.
Fanáticos del pasar
sin medidas y sin rumbos,
náufragos en pleno encanto
por calles desconocidas.
Anacoretas de lo ebrio,
peregrinos del vagar
sin concierto, sin sentido.
Ermitaños y borrachos,
extraños monjes casados
con la núbil madrugada;
del divino amanecer
amigos, buenos hermanos.
Apología del ruido,
de la urgente y fina noche,
defensores de la vida,
duendes de lo solitario,
tardíos ángeles mansos…
Sólo crecen cuando viven,
sólo duermen cuando deben,
no cuando soles lo dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *